historia de comillas
Inicio
Historia de Comillas

Comillas es una localidad situada a pocos metros de la costa, a orillas del Cantábrico.

Lo primero a lo que vamos a hacer referencia, es al origen de la palabra Comillas (Cumiyas, Cumillas), cuyo significado es entre colinas o entre lomas. Si prestamos atención sobre cuáles son los puntos que enmarcan el municipio de Comillas, vemos que existen tres colinas que lo delimitan y están relacionadas con los tres puntos de entrada que tiene la villa.

Entrando desde el municipio de Ruiloba, nos topamos con la colina de la Coteruca, donde se encuentra el Palacio de la Coteruca; al venir por el camino de Cabezón de la Sal, enseguida vemos la colina de Sobrellano, donde se encuentra el Palacio de Sobrellano y, si en cambio, nos acercamos por la ruta del oeste, desde San Vicente de la Barquera, lo primero que atisbamos será el alto de la Cardosa, donde se alza la Universidad Pontificia.

comillascomillascomillas
La colina de la CoterucaSobrellanoEl alto de la Cardosa

Es de destacar que desde la prehistoria ya tenemos vestigios de ocupación en la zona, representada en:

La Cuevas de La Meaza, en Ruiseñada, tiene una gran sala inicial con indicios magdalenienses, azilienses y de la Edad del Bronce. se observa una pintura abstracta y una mano en negativo, casi con seguridad Paleolíticas.

La Cueva del Portillo, situada en el límite entre Comillas y Ruiloba, se han encontrado numerosos concheros de origen Neolítico, lo que hace pensar en la dedicación que hacían sus habitantes de la actividad pesquera.

La Mina Numa, situada en La Molina termino de Ruiseñada se han encontrado utensilios y monedas de época romana, así como restos de puntas de flechas.

En toda la zona, la población se organizaba en clanes y vivían en Castros situados en lo alto de las colinas con la intención de defenderse.

Existen vestigios, hoy en día, de un Castro en Peñacastillo, este era un lugar estratégico desde el que se podía divisar toda la Villa de Comillas. Todavía se pueden ver los restos de la muralla entremezclados con los restos del castillo que fue erigido en época medieval sobre el mismo Castro.

Durante la época Romana en Comillas hubo una gran explotación de los recursos mineros como el cinc, actividad que continuo hasta el siglo XX; también fue activa la explotación de los bosques del Monte Corona, ricos en maderas nobles, el material se extraía en barcazas por la ría de la Rabia. La madera se utilizaba para armar los barcos de la corona, de ahí su nombre.

comillas
La ría de la Rabia

En época medieval, se empieza a fraguar lo que hoy conocemos como el casco antiguo de Comillas. El primer asentamiento se localizó en el entorno de San Cristóbal.

Entrando ya en el siglo XII, Alfonso VIII consolida y refuerza la economía y desarrolla un gran potencial naval.

Otorga privilegios creando villas aforadas, donde se potencian los concejos, y dando privilegios a sus habitantes. Las villas con fuero despegan con un fuerte crecimiento económico y demográfico

Pero a cambio de estos privilegios, se solicitaron naves y hombres a las villas costeras, entre las que se encontraban los vecinos de Comillas y Ruiloba, para las campañas militares en la conquista de Murcia y Andalucía.

En 1248, el almirante Ramón de Bonifaz y Camargo forzó con naves cántabras el acceso fluvial de Sevilla, rompiendo las cadenas. Este ataque desde el Guadalquivir quedó inmortalizado en el escudo de la villa de Comillas.

Comillas
Escudo de Comillas

Durante la Edad Media, la villa de Comillas fue conocida como la villa de los Arzobispos, ya que en su municipio nació un buen número de religiosos que llegaron a alcanzar altos cargos dentro de la Iglesia, la mayoría ejercieron su labor en las colonias de Latinoamérica.

En la fachada principal del Antiguo Ayuntamiento de Comillas, cuelgan los seis escudos que recuerdan a cada uno de ellos.

comillascomillas
Saturnino Fernández de CastroRafael de la Vara de Lamadrid

La actividad económica la centraban en la agricultura, la ganadería, pero el mayor soporte económico era la pesca.

Ésta, primero se realizaba en pequeñas pinazas que varaban en la costa ya que no existía puerto y se utilizaban los enclaves naturales más accesibles para realizar la labor, serian las playas los lugares destinados a tal fin hasta que en el siglo XVII se empieza a construir el puerto.

Con la pesca obtenida se abastecía el pueblo, y se efectuaba el trueque con los otros pueblos. Existía una norma, por la que no se podía vender la captura obtenida, ligada a unos fueros que habían conseguido los habitantes del pueblo vecino de San Vicente de la Barquera.

comillas
Los Comillanos a la caza de la ballena

En las estaciones invernales, otoño e invierno, nuestras costas eran transitadas por las ballenas que migraban a los mares del sur. Convirtiéndose su captura en una de las actividades que más fama y aporte económico dio al pueblo de Comillas.

Las ballenas, eran oteadas por los marineros que se situaban en las atalayas, estas eran pequeños promontorios elevados que con piedras incrustadas en sus paredes, haciendo las veces de escalerillas, permitían que el oteador tuviera una buena visión del horizonte, estaban colocadas en lugares estratégicos como son Portillo, Santa Lucía, Trasvía y Oyambre. El atalayero, daba el aviso al resto de sus compañeros, con señales de humo, con el sonido de un cuerno o agitando banderas.

comillas
El atalayero oteando la mar

Una vez capturada la ballena, la despiezaban en la “Piedra de la Ballena”. Según algunas informaciones de la época, la repartición se hacía según unas normas, al atalayero se le daba el primer trozo, así como al arponero –al que además se le concedía el honor de poder elegir los marineros que irían con él a la próxima captura-, a la iglesia se le daba una parte y otra parte era para el ayuntamiento.

Una vez despiezada se transportaba a la casa de la ballena y a las cabañas, donde se procedía a su transformación en aceite o saín.

Tanto el aceite, como la carne de ballena preparada en salazón, se vendían en las tierras de Castilla.

comillas
Pinazas varadas y almacenes

En 1720 se dejo este arte, pero eran tan afamados los arponeros Comillanos que durante muchos años más, eran reclamados para participar en las costeras de los barcos Canarios.

Sobre esta época finaliza la construcción del puerto de Comillas, el cual ha ido mejorándose poco a poco según las necesidades.

comillascomillas
El puerto en sus comienzosEl puerto actualmente

Y ya en el siglo XIX Antonio López, que como tanta gente de su época emigro a Cuba, va a ser el que le va a dar un vuelco a la villa de Comillas al regresar convertido en uno de los hombres más ricos e influyentes de la época.

Debido a su relación, por matrimonio, con Barcelona será allí donde a su regreso, afinco la mayor parte de todas sus empresas. Esta ciudad, le va a poner en estrecha relación con la nueva corriente de artistas que estaba emergiendo en Cataluña, los cuales formaban parte de la Renaixença, y en su afán de demostrar al mundo su poder, se convirtió en mecenas de un grupo de jóvenes artistas, encargándoles la construcción de un gran palacio y el gran sueño de su vida, un colegio para niños huérfanos en su villa natal, lo que sería el Seminario de Comillas y más tarde convertido en Universidad Pontificia por el Papa León XIII.

comillas
Universidad Pontificia de Comillas
Subir